Trofeo Boscos: Un trofeo con solera (Artículo publicado en Navarra Capital.es)

2 febrero 2021

UN TROFEO CON SOLERA

Posiblemente, no haya en Navarra un torneo con tanta solera como el Trofeo Boscos. La Asociación de Antiguos Alumnos Salesianos lo creó en la temporada 1957-58 “con la sana intención de ofrecer a los jóvenes de la ciudad de Pamplona un motivo de reunión, de amistad y de sano esparcimiento”. En sus comienzos participaron ocho equipos, pero actualmente ya suma 97 (65 en campo y 32 en pista).

La temporada 2019-2020 contó con 97 equipos, 2.156 jugadores, 236 delegados y 47 árbitros. En total, 2.439 personas alrededor de un torneo que se suspendió en marzo de 2020, cuando se había disputado algo más de media temporada. A pesar de la pandemia, las cifras de inscripciones se mantuvieron en el arranque de la 2020-2021. “Todos los equipos siguen. Los derechos de inscripción que abonaron en su momento se conservan para esta temporada”, precisa su organizador, Javier Ongay, quien desgrana las enormes dificultades vividas el año pasado. “No pudimos empezar en septiembre, así que suspendimos el inicio de temporada con la idea de iniciarla ahora, en enero, y jugar solo la segunda vuelta. Pero, a mediados de diciembre, suspendimos definitivamente la temporada”, lamenta.

En la organización aún se aferran a la posibilidad de jugar la Copa Orbaiceta, el torneo del KO que se suele disputar entre abril y mayo, pero descartan jugar la liga: “La decisión de no jugar la liga obedece a un criterio de pura responsabilidad. Nuestros jugadores son gente que tiene el fútbol como una disculpa para hacer deporte y juntarse con los amigos los fines de semana. En muchos casos, son padres de familia que tienen una preocupación añadida de qué pasa si me contagio y luego voy a mi casa”.

A todo esto se suman las dificultades actuales para usar las instalaciones deportivas. “Muchas de ellas prohibieron el uso de vestuarios. Y nuestros jugadores necesitan estar cómodos. Suspender el torneo era la mejor decisión”, subraya.

En su caso, el precio de la inscripción es de 480 euros en campo y 410 en pista. Una cantidad que abonaron los equipos en mayo y que, al no disputarse esta temporada, servirá para la próxima. El precio incluye el seguro médico, pero no el alquiler de las instalaciones. También sirve para comprar los trofeos que se entregan al final de la temporada y organizar la cena con la que se cierra el campeonato. “Puedo asegurar que el Trofeo Boscos origina unos gastos que no son pequeños”, constata Ongay. Junto a él, otras dos personas gestionan el día a día del torneo, pero aún hay más personas que arriman el hombro para hacerlo posible.

“Contamos con unos treinta voluntarios, que forman los distintos comités que hacen posible el funcionamiento del trofeo. Los lunes, al recibir las actas, el Comité de Competición analiza las tarjetas e impone las sanciones. También contamos con un Comité de Apelación para recurrir las decisiones, que está formado por dos jueces de profesión”, especifica Ongay.

El Trofeo Boscos es una entidad jurídica sin ánimo de lucro y cuyos ingresos se originan, fundamentalmente, por la inscripción de  los equipos (unos 44.300 euros la pasada temporada), así como por las subvenciones procedentes del Gobierno de Navarra, el Ayuntamiento de Pamplona y la Fundación Caja Navarra. Ayudas que disminuyeron en 2020: “Al terminar la temporada en marzo, tuvimos menos gastos, fundamentalmente en la partida de arbitrajes. Eso ha hecho que disminuyan también las subvenciones. Los gastos de funcionamiento interno han sido los mismos, pero los equipos se han ahorrado los gastos de las instalaciones”.

Sin embargo, la organización cuenta con un fondo de garantía, gracias a la aportación de los participantes y que va de los cinco a los veinte euros por equipo. Si un equipo se da de baja, ese dinero se le devuelve. Ahora, los coordinadores están buscando nuevas fórmulas de financiación para evitar que el campeonato sea deficitario. “Por eso, estamos desarrollando una estrategia de búsqueda de patrocinadores. Creo que tenemos un activo importante, como es nuestra imagen a nivel local. Llevamos muchos años con cierta repercusión a nivel social y eso debe llevarnos a empresas locales e instituciones que compren la idea y que nos apoyen financieramente”, remata Ongay, quien también quiere dar un salto importante en materia de digitalización, dada la gran cantidad de participantes y documentos que gestionan cada temporada.

Entra aquí para leer más noticias de Capital Sport.

También te puede interesar…